Twitter es una plataforma de comunicaciones que ha crecido de manera exponencial en los últimos tiempos. Twitter es una red social en línea que permite a los usuarios enviar y leer mensajes cortos de 140 caracteres llamados “tweets”. Los usuarios registrados pueden leer y publicar tweets, pero los que no están registrados sólo pueden leerlos. El algunos casos nos surge la necesidad de emplear Twitter como instrumento para hacer negocios online. Sin embargo, existen dificultades bien concretas al momento de tomar la decisión de incorporar este canal de ventas. En algunos casos creamos una cuenta pero luego nos surge el interrogante ¿ como usar Twitter ?.

Creando la cuenta
Participar en Twitter es mucho más que sacar una cuenta. Pero por algo se empieza. Tómese su tiempo para hacerlo, y lea bien todos los detalles y aclaraciones que Twitter provee. En primer lugar, seleccione el idioma en que quiere ver la página. Esto no afecta el alcance de sus tweets, puede postear en el idioma que desee, sin embargo, a la hora de crear comunidad online, si apunta, por ejemplo, al mercado hispano parlante y al mercado anglosajón simultáneamente, le recomendamos que use dos cuentas separadas.

La página de inscripción es sencilla, sin embargo, existen ciertos aspectos que deben ser considerados. Es importante considerar para qué quiere estar en Twitter. Es cierto que la idea básica es hacer negocios, pero todo requiere una estrategia. Defina su objetivo, y luego el nombre. En consecuencia, usted puede usar Twitter para los siguientes propósitos concretos:

* Reputación online, presencia de marca: El nombre del titular, Gerente, dueño, responsable del sitio
* Customer service, atención post y pre venta: Encargado de ventas, alguien que esté en la primera línea de contacto con los clientes. De este rubro se desprenden subrubros particulares, como el soporte a determinado producto en particular, en cuyo caso deberá “prestar” su nombre un experto que pueda brindar las respuestas específicas que usuarios y futuros usuarios tendrán.
* Viralización de contenidos, presencia de marca, networking general del sitio: Otra persona que se encargue de esto. Puede ser un empleado que se dedique a esto, o el responsable de comunicaciones del sitio

Es decir, deberá plantearse primero el objetivo de su cuenta, para seleccionar finalmente el nombre que aparecerá en el perfil, y este es el punto nodal.

A continuación, nos encontramos con otro crucial campo: el Nombre de Usuario. El nombre de usuario, además conocido como Twitter handle también comunica, desde el momento que es un elemento público. Por ejemplo, ¿con quién se encuentra usted más inclinado a hacer negocios, con “Loverboy01” o con “SistemasLegales” o “RRHHPerez”? Con este ejemplo queda bastante clara la consigna:

* De ser posible incluya el nombre o las iniciales de la empresa
* Si el límite de 15 caracteres lo permite, indique el propósito de la cuenta (por ejemplo “SoporteHosting” o “AyudaClientes”)
* Trate de ser lograr máxima claridad, y que la identificación de esta cuenta con la empresa sea lo más directa posible.

Recuerde que, finalmente, la URL de su página de Twitter quedará determinada por el nombre de usuario que seleccione, y esto también es significativo, y es un elemento que puede usar a su favor, para alcanzar un reconocimiento más inmediato por parte de los usuarios, y una mejor vinculación con la URL de su empresa. Considere que su empresa, en realidad no tiene una sola página web y que debe pensar en todas las páginas de los sitios sociales como “satélites” de su página principal, micrositios alojados en otros servidores. Es decir, su página de Twitter debe tener el mismo look and feel que su página principal.

Ingrese un correo electrónico, preferentemente el de su empresa. Puede crear uno ad hoc, por ejemplo soportehosting@xxxx, el que dedicará a recibir todas las comunicaciones que Twitter le mande. Además, tilde la casilla que habilita a otros usuarios a encontrarlo por la dirección de email.

Habiendo definido el propósito de nuestra nueva cuenta en Twitter, y ya habiéndola creado, ahora estamos listos para interactuar, hacer networking y crear una comunidad relevante para nuestros negocios y aspiraciones, por lo que nos encargaremos de crear un perfil atractivo, informativo y que verdaderamente nos sirva a nuestros intereses.


Una vez creada la cuenta ingresamos en la etapa de personalización de la misma. En esta etapa modificamos la información que los demás usuarios ven de nosotros, nuestra imagen y otros datos importantes que iremos relevando.

El primer campo que podemos cambiar es el del nombre de usuario, si no hemos quedado completamente conformes con el que habíamos elegido. También es posible cambiar la cuenta de correo linkeada con este usuario de Twitter. Seleccione la opción “Dejar que otros usuarios me encuentren por correo electrónico”.

El próximo campo es el del idioma, que contiene un menú desplegable que le permitirá seleccionar en que idioma se abrirá su interfaz de Twitter. El próximo campo es realmente interesante: “Añadir geo-ubicación a tus tweets”. Veamos de qué sirve esto. Si usted opta por compartir su ubicación, los demás usuarios conocerán desde dónde usted envía sus tweets. Es posible ver una discreta barra superior, cada vez que ingrese a Twitter, que lo invitará a actualizar su geo-ubicación. Puede tildar la casilla de “Recordar esta ubicación”, y ya quedará disponible para futuras visitas.

Con esto sus contactos podrán ver cómo twitea y desde dónde, y podrán acceder a un mapa que muestra su ubicación. Si su intención es cubrir determinado mercado local, la geo-ubicación puede ser de gran utilidad. De hecho, recientemente, Twitter ha lanzado un nuevo servicio: Twitter places, que le permitirá a los usuarios agruparse por geolocalización, es decir, mejora enormemente el networking basado en una ubicación específica. Imaginemos que usted promociona un servicio de mudanzas en Buenos Aires. Su mayor interés será, entonces, contactar con clientes, empresas y potenciales clientes de esta región, y otorgar mayor contexto a sus comunicaciones.

Finalmente, en la configuración de la cuenta de Twitter, usted podrá optar por Proteger sus tweets. Si selecciona esta opción, solamente sus contactos podrán ver lo que usted escriba. Si la idea es hacer networking y promoción, y no se trata de una cuenta personal, definitivamente usted no querrá seleccionar esta opción.

Si la cuenta es corporativa, puede subir el logo de la empresa, o del producto. Si es una cuenta para su networking personal y profesional, por favor suba una foto suya, evite los animalitos, símbolos del ying y el yang o cualquier otra cosa “artística”. Lo mejor es que sus contactos conozcan su cara, al menos a través de una pequeña ventanita de unos pocos píxeles. Trate de que sea una foto de tres cuartos de perfil, sonriente, y sobre un fondo liso. No es necesario que sea una imagen muy grande. Con 100/120 píxeles de ancho y de largo es suficiente.

A continuación, puede cambiar el nombre para mostrar. Atención que este no es el nombre de usuario, es el nombre que sale desplegado en su perfil, en la primera línea, justamente donde dice “Nombre”.  Próximo campo: ubicación. No confundir con geolocalización. La idea es citar el lugar en el mundo donde usted reside, o donde están basados sus negocios, o donde está la empresa. Luego viene un campo fundamental: el sitio web, imprescindible de ser completado. Llegamos al crucial campo de la Bio. Son solo 160 caracteres. Ensáyelo en un documento de Word, por ejemplo, que le permite contar los caracteres –en este caso, con espacios. Sea sintético, pero tratando de dar la mayor cantidad de información sobre el propósito de la cuenta. Algunos ejemplos de Bios adecuadas:

* La más completa información sobre sistemas de automatización para procesos industriales, producidos por XXXXXXX. Diseñamos proyectos a medida. (142 caracteres)
* Departamentos y suites en alquiler en Buenos Aires, Argentina. Alquileres por día, semana o períodos mayores. Tenemos lo que usted necesita, todo el año. (156 caracteres)
* Somos especialistas en recursos humanos para la agroindustria. La más completa base de datos con profesionales y mano de obra calificada. ¡Consúltenos!  (153 caracteres)

Y así, podemos seguir hasta el infinito. Lo más importante es que no quede la menor duda para quien lo lee acerca de lo que usted hace, y para qué puede querer comunicarse con usted.

Guarde los cambios, y ya tenemos configurada nuestra cuenta ahora solo falta aprender como usar twitter.


El marketing social es una poderosísima herramienta, que, bien empleada, le abrirá las puertas a un universo de contactos. En este punto es necesario comprender que no todos los contactos serán sus clientes, solo un pequeño porcentaje de ellos. El motivo primario de hacer networking es llevar su nombre, su marca y su sitio a nuevas audiencias. Sin embargo, los beneficios del networking van más allá del incremento de las ventas. Se trata de:

* Enriquecerse con intercambios de información
* Monitorear el mercado: tendencias de los consumidores y acciones de nuestros competidores
* Dentro de esta tónica, reconocer los tópicos dominantes, identificar necesidades insatisfechas, y alcanzar un mejor conocimiento de nuestra audiencia
* Incrementar el alcance de nuestro sitio
* Gestionar la reputación online y generar una imagen pública positiva

Después de haber logrado esto, incrementar las ventas, mejorar el tráfico del sitio y las métricas en general vendrán como una consecuencia natural.

Primeros pasos
La primera clave para mantener una comunicación fluida es, primeramente, aprender a escuchar y manejar las herramientas que Twitter nos ofrece para encontrar y clasificar la información. Por eso, sus primeras acciones serán de “reconocimiento”. Para ello, comenzamos empleando el campo de búsqueda de Twiter. Una buena idea es iniciar la búsqueda con nuestras palabras claves, precedidas del hashtag (#). Conviene guardar la búsqueda (opción que Twitter nos permite) para poder consultarla periódicamente.

Siga a quien le parezca relevante, ya sea competidores, usuarios activos que aporten cosas interesantes, otros profesionales, personas con intereses relacionados. Siga, y lo seguirán. No se preocupe que no tenga seguidores, por ahora. Simplemente actúe ignorando esto. Primero arme una nutrida lista de gente a la que seguir. Poco a poco, sus followers germinarán solos. Evite seguir a usuarios que hagan spam. Podrá darse cuenta de quiénes son mirando su página, y evaluando la frecuencia y naturaleza de sus tweets. Si son tweets demasiado seguidos (por ejemplo más de quince por día), y de carácter más bien promocional, no conviene ser seguidor de ellos. Para estos usuarios, lo importante es lo que ellos tienen para decir, y seguramente no valorarán el intercambio verdadero.

Vamos a analizar las opciones de Twitter, para el usuario común. La barra lateral izquierda comienza con un ícono –la imagen que usted había subido, minimizada-, el nombre para mostrar, la cantidad de tweets que ha mandado hasta ese momento, sus seguidores, y a quién sigue usted.

Las listas de Twitter son una funcionalidad más o menos recientes, que de alguna manera suplen lo que serían los grupos en otras redes sociales, y ya explicamos por qué, y cómo usarlas. Por medio de listas, es posible agrupar a la gente a la que seguimos en grupos de usuarios (trabajo, personal, amigos, etc…). Pinchamos en el enlace de las listas, y accedemos a una página con dos solapas: las listas en las que los otros usuarios nos han incluido, y las listas que hemos creado nosotros. Es sumamente revelador ver las listas de las personas que seguimos, pues esto nos dará información, no solo de a quiénes ellos siguen, material realmente enriquecedor, sino que podremos ver cómo estas personas organizan sus seguidores por criterios.

Para crear una lista, simplemente pincha en el enlace “Nueva Lista” debajo del cuadro de búsqueda. Le ponemos un nombre, y a continuación nos pregunta si deseamos dejar esta lista privada o si la compartiremos con la comunidad. Una vez creada la lista, podremos buscar gente nueva, u organizar nuestros propios contactos en listas.

Siguiendo con las opciones de la barra lateral, Inicio nos lleva al stream, es decir a la lista de tweets de nuestros contactos y nuestros propios, nuestra home. Luego vemos un link @+nuestro nombre de usuario. Esto nos permite ver los mensajes personales que nos han enviado, es decir todos los mensajes que comienzan con @+nuestro nombre de usuario, dirigidos a nosotros. Más abajo, vemos los mensajes directos. La diferencia es que en mensajes directos se listan los mensajes “primarios” que nos envían, por ejemplo, alguien nos busca en su lista de usuarios y nos manda un mensaje porque quiere decirnos algo. En cambio en “@+nuestro nombre de usuario” se listan las respuestas a nuestros tweets. La diferencia es sutil, pero importante. En el primer caso, nos hablan directamente, sin haberlo solicitado nosotros; en el segundo, se trata de respuestas a algo que hemos enviado nosotros primero. Podemos mandar un mensaje directo, por ejemplo, desde el perfil del usuario que nos interesa.

Los favoritos es otro elemento de clasificación que Twitter nos ofrece. Cuando un Tweet es notable, lo queremos guardar por su interés, o simplemente queremos acceder a él más rápidamente, lo marcamos como favorito, pinchando en la pequeña estrella que aparece en la parte superior del tweet, hacia la derecha.

Finalmente, encontramos los temas del momento, o trending topics. Por el momento, las opciones de regionalización no son muchas, pero Twitter promete que está trabajando para aumentar las opciones. Por ahora se trata de un puñado de regiones, algunos países y ciudades de los Estados Unidos, mayoritariamente. También tenemos la opción “Worldwide”, mediante la cual se citan los trending topics de todo el mundo.


Ya tenemos nuestra cuenta de Twitter completamente funcional, uno de los pilares de nuestra estrategia de márketing social.  Ahora, a poblarla de cosas interesantes, motivadoras y útiles para nuestros contactos.

¿Qué twitear? Esta pregunta debe ser respondida en función de la finalidad con la que hemos creado la cuenta. Partamos del supuesto que la cuenta ha sido creada con la mera finalidad de hacer networking.

¿Qué es lo primero que otros usuarios ven de nosotros al ingresar en Twitter? Quieren saber quiénes somos, y sacar la mayor cantidad de datos posibles. De todos los elementos que se ofrecen en el perfil, el stream o time line o lista de tweets que hemos hecho es lo que sobresale. A vuelo de pájaro, el visitante podrá decir cuáles son sus intereses principales, y qué estilo para relacionarse con los otros tiene usted. Y esto va a determinar qué información twitearemos.

Al principio, cuando no tiene mucho que conversar con los demás, hay dos cosas que debe hacer:

1. Seguir, seguir y seguir a otros usuarios. Siga a quien usted considere interesante: otros operadores del mercado, colegas, competencia, y cualquier ente o persona que tenga algo que decir sobre lo que usted hace.

1. Twittear cosas novedosas, interesantes e informativas.

¿Cómo encontrar gente interesante para seguir? Primero, realice búsquedas de sus palabras clave. Para tal fin, usted cuenta con un cuadro de búsquedas sobre su lateral derecho. Puede ingresar sus palabras clave con o sin hashtag (#). He aquí la diferencia. Si ingresa el término sin hashtag, Twitter le devolverá los tweets más recientes donde se menciona la palabra, en cualquier contexto. Pero si usted incluye el hashtag, el listado que obtendrá es el de tweets donde se ha marcado esa palabra por su relevancia. La diferencia es importante. Por ejemplo, imagine que su palabra clave es “juguetes para niños”. Si la busca sin #, puede encontrarse con un tweet que diga “A mi hijo no le gustan los juguetes para niños, increíble!”. Obviamente, esto no es relevante para usted. Pero si busca #juguetesparaniños, verá los tweets donde esa frase (las keywords que son frases se ponen todas juntas, sin espacio entre las palabras) tiene una relevancia especial, por ejemplo “Nuevo outlet de #juguetesparaniños en Málaga: http://ff.pk/ntyJk”. Esto sí puede llegar a ser importante para usted. En consecuencia, pruebe buscar con y sin el hashtag y analice los resultados.

Otra manera de seguir a gente provechosa para nosotros es ver los followers de los que seguimos. Para eso, una vez que ubicamos un usuario que nos interesa, pinchamos en “Seguidores” en la parte superior de la barra lateral derecha, justo debajo del número de seguidores. Analizando la lista de seguidores de otros, encontraremos gente beneficiosa para seguir.

Otra manera de encontrar a quién seguir es buscando personas o entes puntuales con la ayuda de “Buscar Gente” en la barra superior. Puede buscar a las personas de su interés por nombre, Twitter id o dirección de email. No siempre es más rápido, o exacto buscar a alguien por el nombre. Imagine que usted busca “Pfizer”. La lista de resultados abarca varias páginas. Para estar más seguros de que estamos siguiendo verdaderamente a la persona o cuenta de nuestro interés, lo mejor es buscar por Twitter id o por mail.

No hay límite a cuántas personas puede un usuario seguir pero Twitter impone un límite diario de personas a seguir. Además, Twitter presenta otros límites: Se pueden hacer 1,000 actualizaciones al día, con un máximo de 250 mensajes directos y 150 peticiones API por hora (cambios de estado por medio de otras aplicaciones como Hootsuite). En realidad se torna bastante difícil seguir a más 500 personas, especialmente si aspira a escuchar a todos ellos.

Si comienza a seguir a demasiadas personas el mismo día, Twitter podría banear su cuenta.

Esperamos que esta breve guia sirva para aprender como usar Twitter